Formando parte de los dos por ese afán de no perderte.
Deshaciendo los misterios que el tiempo dejó por error en mis manos, por no saber donde esconderlos, por saber que a pesar de todo mi calor sigue intacto.
Mientras vos recomponés el parabrisas que partí en dos con mis abrazos, yo me esfuerzo por encontrarte, para mojar cada recuerdo con mis lágrimas, para llover mi almohada con tus besos fugitivos.
Que mientras vos escapás de cuando nuestro amor escapó, yo permanezco en la frontera de nuestras almas, queriendo convertir el adiós en un siempre insoportable.
Porque mientras vos te camuflás entre las sombras, yo soy espectro de nuestra memoria.