distopía de abril

Hay un punto en esta mecánica ciudad donde existimos.
Ayer, de madrugada y por Corrientes, lo busqué desesperada. Las noches de conciertos y los Domingos de color gris me reportan recuerdos polvorientos, razones tan vanas por las que deberíamos vernos (necesidad, abstinencia de abrazos) y un reloj que no parece imposible. Ayer lo intenté, amor, lo intenté como casi nunca. Me senté en el cordón y tarareé para nosotros; no estabas. Te esperé por noventa minutos: mirando a la calle, despidiéndome de las ruedas de los autos y restando taxis para no llorar. Tenía la esperanza de que el 5 te bajara a mi puerta, de que por la casualidad de buscarme, me encontraras. Tu boca estaba a un colectivo de la mía y yo tenía una alcancía repleta de monedas. Abrí los ojos, cerré la cartera, apagué el celular, me paré en el cordón y, antes de pisarme de calle y realidad, grité tu nombre. No vino nada más que un taxi vacío y abrí la puerta para cerrar los ojos.

12 comentarios:

  1. La descripción perfecta de un domingo. Me encantó!

    ResponderEliminar
  2. Hermoso! te das cuenta de impecable es que como describís las cosas??? me encanto

    ResponderEliminar
  3. Hola. íntimo blog, profundas entradas,si te gusta la palabra infinita, la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen martes, besos múltiples...

    ResponderEliminar
  4. corrientes, la mundial
    yo no copié ni pegue
    merezco buena onda servicio y atención
    pido un fernet, 7 tequilas
    y nada mas

    ResponderEliminar
  5. QUE TEXTO TAN BELLO. RETRATA TAN BIEN LA DESESPERANZA DE LA ESPERA

    ResponderEliminar
  6. Uuff... demasiado para un martes que sabe a lunes.
    Ya no espero colectivos ni me preocupo por las monedas. Ya no. Mi destino no es de taxis ni de sendas peatonales. Me obligó (¿me obligó?) a subirme a una bici desde el instante que me dijo que él no estaba a mi lado, que sólo era una ilusión óptica porque - si prestaba atención - él era ese de más allá con su destino naranja y a pedal yendo rápidamente a una ruta lejana a mí.

    :/

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Es brutal lo que has hecho encadenando esos contrarios para acabar abriendo la puerta de un taxi para cerrar los ojos. Brutal, repito!!

    Besos admirados

    ResponderEliminar
  8. Me hizo acordar a una vez que me dejaron plantado.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  9. Me da una sensación de vacío tremenda.
    Es una polenta tu blog! Hermoso.

    Pd: Me fascina la lluvia de fondo... tiene algo mágico.

    ResponderEliminar
  10. Esas razones no son vanas, ¡son gigantes!
    Una pena que no se haya producido el encuentro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. cuando publiques un libro, quiero enterarme. y, ultimamente, descubrí que tus finales me vuelan la peluca. me gusta pasar por acá, felicitaciones(?) y gracias!

    ResponderEliminar