mi colectivo de siempre

Esperé, te tendí la mano y me subí a vos. Uno con veinticinco. De Rivadavia a Bermúdez. El asiento que está detrás, antes de. El asiento que cedí. La ventana alternando realidades y me quiero bajar y todavía es temprano. Y todavía la puerta se abre, la puerta se cierra. Parada tras parada, la puerta se abre, la puerta se cierra. Y vos que me movés de todas partes, que me dolés la cabeza. Y vos, mi colectivo de siempre. Mi colectivo de todas las calles, de distintos boletos. Ir de para llegar a; ir de vos para llegar a mí; ir de Rivadavia a Bermúdez. Y otra vez, toco el timbre, te suelto la mano y me bajo de vos.

18 comentarios:

  1. qué bueno, saqué colectivo de todo contexto mientras lo leía y pensé "diario de una prostituta"

    ResponderEliminar
  2. Me asombré muchísimo cuando entré a tu blog y escuché Raein, amo esa canción con toda mi alma, y no conocía a nadie que la escuchara.
    has logrado emocionarme :)
    Facinante entrada, como todas las de este blog.
    Sentite orgullosa de vos misma todos los días, a toda hora.

    ResponderEliminar
  3. Es obvio que armé una variante de esa escena en mi cabeza, gracias igual por hacerme verla, me sentí tan en ese ultimatum como él. No sé como va a seguir la cuestión, elegir palabras es tan difícil (o fácil, estoy saltando entre extremos de una manera impresionante)

    Sobredosis de viajes y amores. Estoy seguro que vas a tener la chance de armar una historia así, pero claro, depende de cada uno hacerlo historia o dejarlo en una simple y lejana anécdota.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Ojalá nos pudiéramos bajar alguna vez y no esa cuerda invisible que nos ata tan duro...

    ResponderEliminar
  5. Me encantó un montón. Uno de mis favoritos.

    ResponderEliminar
  6. Preciosidad que tienes ahí dentro, bajo tu pecho, que pinta el mundo cuando sacas hasta los anhelos más oscuros. Preciosidad en sí que eres tú, que no se apaga, vayas en bus, taxi o bicicleta... que te enseñas repleta de cosas bellas, de cosas tristes... y qué más da, si tú haces que la tristeza sea hermosa. Como siempre que te leo, a mí ya me has pintado el día. Que tengas un muy buen día tú también, mucho amor y buenas energías te mando desde tierras lejanas :)

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho. Tenés esa facilidad de hacer que algo tan simple suene hermoso.

    ResponderEliminar
  8. Coincido con F. Una linda forma de hacer bellas las cosas cotidianas. Y tengo que felicitarte por la hermosa foto de la playa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. la mezcla entre tus palabras y ólafur es genial. gracias por la imagen que salió de ahí!

    ResponderEliminar
  10. Gracias por pasarte por mi blog. Empiezo a abrir sus puertas de nuevo poco a poco =)

    ResponderEliminar
  11. Genial topis, opino igual que 4 cometarios arriba: hacer que algo simple suene hermoso

    ResponderEliminar
  12. Renuncié a ese vaivén y me subí a mi bici.

    :)

    Abrazo de domingo con fiaca.

    ResponderEliminar
  13. Me encantó el texto, está muy bien escrito y me inspiró.

    ResponderEliminar
  14. Habitar el músculo,
    que una parte pertenezca a un determinado.
    y cargar con el resto,
    aprender a habitar el resto,
    y esa porción restante....dejarla ser.
    contenerla y despedirla cada mañana, y así sucesivamente, hasta el final.
    despedirla.
    cada
    mañana.

    ResponderEliminar
  15. Yo tambien suelo viajar en ese colectivo, y me cuesta mucho bajar... Pasate por el mio cuando quieras! Beso!

    ResponderEliminar
  16. Es que siempre terminamos llegando a donde nos esperan.

    ResponderEliminar
  17. Está bueno porque también puedo interpretar que el coletivo puede ser otra cosa.

    ResponderEliminar