marea alta

fuiste mi mar
y navegué en vos
tus olas me arrasaron la cintura
y me marearon el cuerpo
de la orilla al mundo
fuiste mi mar
y me ahogué de sal
tu remolino me chocó la espalda
y me hundió las piernas
en lo más profundo
fuiste mi mar
y de repente: espuma.

15 comentarios:

  1. Tan bonito y depurado. Salirse de la vulgaridad es algo que no se lleva, pero lo has conseguido.
    Erotismo. Se te da tan bien.

    ResponderEliminar
  2. Es precioso, efectivamente... ah, la espuma, qué larga historia desde Urano...
    :) un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Simplemente increible! es tan lindo leer y sentir todo lo que escribis, y navegar en esas lineas, y marearse, y ahogarse y ser espuma. Beso Flor!

    ResponderEliminar
  4. very hot (?)

    muy lindo mf, tan preocupada por las palabras que estas, resultas ser una muy linda combinación de ellas.

    un abrazo y una bufanda, que para salir a proa hay que abrigarse bien, hay mucho viento!

    ResponderEliminar
  5. recuerda, amiga, que las olas siempre vuelven...a veces marea alta...otra baja....pero siempre
    siempre

    vuelven ;)

    ResponderEliminar
  6. vuelven pero son otras.
    (ah! éste insoportable pesimismo)

    ResponderEliminar
  7. Es muy bueno.

    Si.
    Y el final, la guinda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. "Volví yo. Volvería siempre. El mar moja mis tobillos y se va; moja mis rodillas, mis muslos; rodea mi cintura con su brazo suave, da vuelta sobre mis senos; se abraza de mi cuello; aprieta mis hombros. Entonces me hundo en él, entera. Me entrego a él en su fuerte batir, en su suave poseer, sin dejar pedazo."

    Pedro Páramo de Juan Rulfo.

    :)

    ResponderEliminar
  9. Totalmente!, hay cosas que es mejor tratarlas en tiempo real, esa entrada realmente lo merecía, porque claro, por este medio termina perdiéndose (por los destiempos y por la aparición de una nueva entrada, tuya, o mía), y seguramente en un "cara a cara" el tema toma matices más diversos, ya que aca tenes que hacer un resumen de la postura (lo cual pierde un poco lo lindo del intercambio, uno puede pisarse, puede dar la razón o discutir, irse por las ramas, cualquier cosa...).

    Con respecto al tema del día, si, los jueves la seguiré viendo, quizás algún otro día más, la historia no la cerré para mi, solo la cerré para el blog, ya que las cosas en este estado se encaran de otra manera, bah, al menos yo las encaro de otra manera.

    -no te resistas a otras olas, resistite al pesimismo (que como la palabra te lo dice, siempre es el mismo, mismas olas, pesimismo, me suena a barco con motores encendidos y ancla en el fondo del mar, no me gusta).
    ja! palabras dentro de palabras, sabé que las ideas no se me van a ir nunca, tengo puesto un gorro de lana genial(!), y ya iré dejando salir algunas.

    Un beso, y que tu finde no sea tan frío como dicen en las noticias(?)

    ResponderEliminar
  10. Magnífico! Sí señor! Te como a besos!! Salados y sin espuma :)

    ResponderEliminar
  11. Hermoso.
    Lo de Santiago SAn Martín, también.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  12. Y si se esfuma como la espuma del mar, claramente, es muy salado, y el exceso de sal HACE MAL.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por darte una vuelta! Por cierto siempre hay causalidades en la vida y ese fragmento de Rayuela es tremendo. Esa foto esa sacada en un viejo almacén Inca en Ollnataytambo.

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno, nada que objetar, solo admirar.

    ResponderEliminar