somos sueño

Ante la ausencia de sueños-pasados/no presentes- queda la posibilidad (imposible) de creer (dígase creer porque carece de fundamento) que hay un depósito de todos ellos en algún lugar, el mundo inteligible que Platón le proporcionó a las ideas, pero que, por cuestión empírica, nace de un mundo sensible. Una suerte de “paraíso perdido” que de lugar a pensar que todo lo que soñamos sigue existiendo en alguna parte. Sueños que coexisten durmiéndose los unos a los otros, contradiciéndose de espacios y tiempos, deformándose en pesadillas, cambiando erráticamente de personajes. Así, sin caer en conformismos, vos y yo, a pesar de haber dejado de existir, existiremos tantas veces como hayamos soñado y al mismo tiempo. Quedará la esencia en la que nos dormimos, le dejaremos a ese otro mundo las circunstancias; soportaré verme ajena a nosotros, sabiendo que soy ajena a mí en otra parte. No acudiremos a preguntas, como tantas veces he acudido, del estilo: “¿qué será de lo que soñamos ser?” o “¿a dónde va todo lo que fuimos?”. Y lo más, amor mío, es que podré acostarme todos los días con la certeza de que iremos a parar a alguna parte.

9 comentarios:

  1. te aplaudo te aplado y venero
    bellísimo, jamás me cansaré de decírtelo
    me gustaría que pasaras por mi otro blog, que tiene textos más de este estilo,mme importa tu opinión porque te considero muy talentosa y admirable.
    saludos, segui asi

    ResponderEliminar
  2. Quizás ese paraíso es la memoria. El don de olvidar (que nos lo da la memoria) es lo que nos ayuda a seguir adelante, y seguir cuerdos, porque creo que a nadie le gustaría vivir recordándolo todo... como dice una película que ya viste "Most days of the year are unremarkable. They begin, and they end, with no lasting memories made in between. Most days have no impact on the course of a life".

    No sé si seremos sueño, pero agradezco ser soñador, eso definitivamente lleva a alguna parte.

    ResponderEliminar
  3. Qué ideal, pero creo que tengo los pies demasiado rellenos de plomo para que eso me funcione. Si es tu caso, eres afortunada.

    ResponderEliminar
  4. Dicen que es solo una cuestión de energía. El soñar en sí, el recordarlo, el entenderlo, y también el volver a soñarlo.
    Y ahora que pienso, quizás tus palabras hablen de soñar despierto, de la vigilia deseada mientras que yo cada y una vez que leo la palabra sueño me imagino durmiendo -no durmiendo-. Visitando otros mundos, desligándome un poco de esta carcel no-carcel que tenemos como cuerpo.

    ResponderEliminar
  5. Lindo! Amo los recovecos de los pasillos de los sueños, de que me lleven por ahi, de llevar por ahi, de encontrarse... "de ir a parar a alguna parte"
    Beso Flor!

    ResponderEliminar
  6. Cuando uno se da cuenta que puede serlo todo... precisamente por la gracia de la unión con el otro, wur abre todaslas puertas...
    Hermoso texto :)

    ResponderEliminar
  7. que lindo acostarse así, más allá de todo. 'ser más reales que la realidad donde estamos durando'
    la vida misma

    ResponderEliminar
  8. Mejor disfrutar el ahora, ¿no? Lo que se tiene, lo que perdimos en el camino. Celebarnos en tiempo presente, tiempo tangible, tiempo verdadero.


    ¡Mucha luz!

    ResponderEliminar
  9. pero sin perder la noción del antes y después.

    ResponderEliminar