feriado de infiernos

El invierno es perverso. Tiemblo todos mis muertos; el frío me corta los huesos. No existe piel: los dedos son de metal. Las calles carcomen impenetrables. Muto mi lengua, muto mi cuello a la intemperie. Mi cuerpo tiene cráteres. La noche me suicida.

12 comentarios:

  1. Pues, fíjate, que yo lo echo mucho de menos, con todas sus consecuencias.

    ResponderEliminar
  2. leer esto, con la musica de tu blog, y el paisaje todo nevado en mi ventana fue muy bello.
    Empiezo el día melacólica.
    saludos, y suerte

    ResponderEliminar
  3. odio el invierno. Los días cortos, el sol enfermo, los ladridos afilados de los perros, la dura intemperie. Ánimo, ya le queda un poco menos. Besos

    ResponderEliminar
  4. hola! a mi me parece precioso el invierno, y tambien el otoño. tiene ese je ne sais quoi q me enamora. es cierto q, a veces, el frio se hace sentir. pero no hay nada que una buena taza de cafe con leche no pueda arreglar. besos! me gusta mucho lo q escribis, te sigo!
    www.automne-drole.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. yo amo el invierno, eso no quita que me corte los huesos.

    ResponderEliminar
  6. Vivimos el mismo invierno, definitivamente.

    ResponderEliminar
  7. No puedo con el invierno, no le encuentro la magia. A la noche si, sobre todo cuando nos desvela.

    Saludos, tincho

    ResponderEliminar
  8. no sé, todo ben con el frío, pero ya no lo quiero más, necesito verano, urgente! jajaja

    ResponderEliminar
  9. Mmm... No me gusta como empieza, decir: "El invierno es perverso...", ya estás dando una clara posición de todo lo que va a venir, le quitás sorpresa a todo lo que va a venir, el título te permite pensar un poco, pero esa primer frase no, yo la sacaría.
    Algunas imágenes se parecen, están como muy juntas. A lo mejor elegiría un par y las desarrollaría un poco mas. Otras no me cierran: "Muto mis fantasmas, muto mi cuello a la intemperie...", una imagen intangible al lado de otra que lo es, con la repetición del "muto" uniéndolas, no sé si es lo mas claro.
    Me gusta la idea, de esto que provoca el invierno.

    Mirá, hay un poeta llamado Joseph Brodsky, es ruso, tiene un texto que se llama "Égloga IV: Invierno", consiste en una descripción de imáganes que le provoca ese invierno ruso, imaginate lo crudo que debe ser allá, pero está contado de una forma extraordinaria.

    Empieza así:

    "En invierno oscurece después del almuerzo.
    Es difícil entonces distinguir a los hambrientos de los saciados.
    Un bostezo impide que la frase salga de su cálida guarida.
    La versión seca e instantánea de la luz, la nieve
    opalina -con su carga- condena a los alisos altos
    al insomnio, a tu deslumbramiento..."

    Es tremando. Se me hace que es medio difícil de conseguir este texto, fijate si podés.

    Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  10. No se... Pero a mi la noche feriada de ayer me pegó duro también.

    ResponderEliminar