resaca

La mañana la entretejió a los vidrios, sus piernas estaban enredadas en las sábanas; tenía el cuerpo como una planta creciendo de la cama. No podía despertar, el cráneo era memoria; sólo corrió la espalda hasta la pared y se unió los huesos en el empapelado. Todo recuerdo se deshojaba en cuanto tomaba conciencia de su cuerpo. El espejo de la puerta alcanzaba a reflejar su pierna izquierda que, repleta de bichos, se resquebrajaba la piel. Quiso acercar su rostro al reverbero, pero tenía los dientes entrampados en la frazada. Gritaba: en el grito, las ramas como brazos crecían por la ventana. Estaba sedienta. Al tallo lo percibía en el tórax, deshilvanándose a cada suspiro. La persiana estaba cerrada y apenas un rayo de sol le penetraba el cuello: la respiración era dióxido.
De repente, despertó: la clorofila hartándole la aorta; estambres en los ojos; pétalos entre la tráquea. Postrada sobre el mármol alcanzó a verse la boca en el espejo: no tenía flor ni frutos; el rouge era un estigma roto. Lloró desarticuladamente y de las lágrimas, sintió una especie de polen ahogándole la garganta.
Y entonces, recordó: el había sido su tubérculo; la arrancó de la tierra sin clemencia; se marchitó en el centro de su plexo.

17 comentarios:

  1. También me identifico en este texto.
    ¿Por qué será...?
    En el último post que publiqué (hace un ratito nomás)
    Hablo de algo muy parecido...

    Un beso o 2 #

    Me gusta mucho tu estilo *

    ResponderEliminar
  2. Como me gusta esta poesía orgánica que me funde con lo nombrado. El rouge sobre los labios era un estigma roto; cuando leí esa parte me pasé la lengua por los labios,

    absolutamente sublime, que bello estremecimiento haber encontrado tu blog, Abrazos Florencia, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. un proceso de una enorme densidad que obliga a varias lecturas movido por un impulso entre el placer y la necesidad. ¿Qué quieres que te diga? En mi opinión, se trata de literatura. Besos

    ResponderEliminar
  4. Joder que bueno chica!!! como eres capaz de crear estas atmosferas, me impresionas cada día más ;)

    Besazos guapa

    ResponderEliminar
  5. Hola, escritora. He querido diseccionar su escrito, he intentado separar sus partes porque hecho un solo cuerpo, tal como es, tiene una fortaleza poética impenetrable, imposible de analizar. Si he podido o no, no importa, me lo guardo para mí. Los candados son la literatura, y la belleza.

    Me marcho conmovido, si se me permite.

    ResponderEliminar
  6. "...y se unió los huesos en el empapelado"
    Me gustó, a veces quisiera uno ser un árbol, simplemente contemplar, observar lo que a nuestro alrededor sucede.

    ResponderEliminar
  7. Metamorfosis y desgarro, me animaría a decir. No entiendo lo de "resaca".
    Algunas frases me parecen buenísimas:

    "tenía el cuerpo como una planta creciendo de la cama..."

    Este juego con la sonoridad de las alabras, sin perder el foco del sentido: "hartándole la aorta..."

    Muy interesante como bueno.

    ResponderEliminar
  8. ¿por qué todos, siempre, el algún momento, terminamos escribiendo sobre resacas?

    ResponderEliminar
  9. como un bosque de palos borrachos un domingo a la mañana(?)

    ResponderEliminar
  10. Una forma muy bonita de hablar de resacas, aunque al final la esencia sea otra!
    Me quedo una duda, que es un "reverbero" ??

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  11. Magnífico texto... me ha dejado exhausta, de tan intenso, de tanta fuerza... creo que también es de lo mejor que te he leído (me parece que siempre te digo lo mismo, será que cada vez me gusta más lo que escribes)... Como decía Juan Ojeda, es realmente orgánico, material, físico. Ésa es una de las cualidades que, personalmente, más valoro en la literatura.
    Un abrazo! :)

    ResponderEliminar