en el vórtice de la desesperación

Sos un hijo de puta un reverendo hijo de puta. Todas las noches la tristeza el miedo la bronca me carcome la piel y me pregunto cómo hacés para dormir cómo te acostás en esa cama en la que me robaste el sexo porque me lo robaste me lo arrancaste y soñás ¿soñás? cómo soñás cómo el sueño la vigilia cómo despertar tomar el desayuno cómo el insomnio porque mi insomnio mi sueño mi todo es siempre pesadillas es siempre tu cara tu boca tus dientes masticándome el amor todo el amor te comiste te atragantaste me escupiste el cuerpo la madrugada el diario la calle me vomitaste toda la ventana y me cerraste como se cierran las persianas: de golpe. Ya no le tengo miedo a la muerte a la angustia al dolor al vacío: te tengo miedo a vos miedo al monstruo a ese monstruo que te crece adentro que cada vez es más grande que ocupa toda la casa que cada vez más dientes más maldad más el filo del cuchillo clavándome la ausencia. Ya no tengo territorio no tengo territorio mi territorio es la inocencia mi inocencia se fue con el gemido se fue en tu cama en tu boca en tu morbo te llevaste mi lugar mi lengua mi cuerpo soy una conspiración de palabras soy la memoria el fantasma la suciedad. A dónde iré a llorar dime a dónde a esconderme de qué manos me abrazaré cuando todas las manos son las tuyas tocándome arrancándome de qué manera podré mirar a los otros sin tener tus ojos cómo despertarme en este cuerpo sin sentirte en qué sonrisa refugiarme si mientras me curtías mostrabas los dientes mostrabas la felicidad cómo ser feliz sabiendo que vos lo fuiste en la luz en la sombra en la cocina en la alfombra y sobre todo en mi sexo.

27 comentarios:

  1. En los bordes está el miedo, en tu literatura, el miedo, la desesperación, la furia, el ruido. Leer algo tuyo es mirar al mundo desde el filo, desde la persona que está cayendo ya, que se arrojó al fin, que está y no está muerta.

    El miedo está en los bordes, en tu literatura el miedo se parece también al goce estético.

    Leerte es leer eso que uno no sabía que estaba esperando, lugar común mediante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. emeflor, me gustó, me gustó.
    Y justo estoy oyendo una canción, "lo que tengo en mí, lo aprendí de vos, y del que se fue".
    A veces todos son uno, uno es todos. Quien pasó y rompió, quien se fue, y quien queda, nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Es tan libre que llega a dar envidia la forma que escribes.

    Excelentes palabras !
    Te sigo eh

    Ale

    ResponderEliminar
  4. Cuando el propio territorio es la inocencia perdida, la tinta es un embrujo sin comas, cayendo a borbotones párrafo tras párrafo en un solo párrafo.

    El recuerdo es una bestia que sonríe y se repite por toda las cosas "nuestras", nuestumías escribí a los quince años,

    Este sublime texto me ha despertado viejas memorias, que al fin de cuentas no debieran estar tan dormidas,

    Un cariñoso abrazo Florencia, gracias.

    ResponderEliminar
  5. A las patadas, esa es la única forma de ser feliz.

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
  6. Hace mucho no te leía...Tremendo el texto. Podría ser un monólogo teatral en el que la actriz comience con furia y se vaya desarmando hasta las lágrimas porque a la furia hay que llorarla no?
    Me sentí identificado. Alguien que yo quise mucho terminó siendo un monstruo y uno no puede entender cómo puede seguir durmiendo en paz mientras uno se queda insomne por tantas noches.
    "A dónde iré a llorar dime a dónde a esconderme de qué manos me abrazaré" me recordó a una canción que escuché mucho en estos días. Se llama La primavera de Mi Pequeña Muerte y dice "¿Qué nos pasó en nuestras manos? ¿Qué flores ya no pueden sostener? ¿A quién esperaré ahora que los años empañan mi mirada?". Te la recomiendo.

    Espero que estés bien. Un beso.

    Adrián

    P.D: No te encontré más eh!

    ResponderEliminar
  7. El primer pensamiento que se me vino a la cabeza mientras lo leía fue el de decir "que jugada", la verdad para contar algo así.
    A lo mejor tenés un estilo mas tirando a la prosa pero le confiese que este texto, leyendo así, con escasa puntuación, me hubiese gustado con cortes de verso, mas porque los cortes le dan respiración a las palabras, acá como que por momentos las veo atropelladas, y le pongo las comas mientras le leo, como quizá eran muchas las comas, el texto se iba a ver muy "manchado", en cierta parte. Pero opino nomás, si lo considera en alguna oportunidad.

    Bárbaro, hay frases tremendas.

    ResponderEliminar
  8. Fantástico Florencia! Sin comas se hace desesperante, que es justamente lo que se pretende mostrar. Muy bien trabajado. Estoy seguro que fue muy liberador escribirlo. A mi me pasó con uno que guarda un parecido con este, pero que en vez de no tener comas no tiene puntos.

    un abrazo. martín

    ResponderEliminar
  9. Me encantó. Yo también estuve de catársis y de monólogo. Surgen estos textos tan buenos que ... algo nos han dejado. Complimenti.

    ResponderEliminar
  10. La idea es que las palabras estén atropelladas, que falte la respiración.
    El texto no es autobiográfico.


    Muchas gracias a todos.

    ResponderEliminar
  11. ya sabés que opino de ciertos comentarios asique sólo voy a limitarme a poner:

    (:


    -ah, y me dieron ganas de regalarte algo que me parece oportuno, ya sabrás...-

    "Los críticos olvidan, con demasiada frecuencia, que una cosa es cacarear, otra, poner el huevo." -Oliverio-

    ResponderEliminar
  12. por qué tienen que existir ese tipo de personas?...
    nos desarman por completo...


    P.D.. muy lindo todo. unbeso

    ResponderEliminar
  13. a bout de souffle!!!!!


    Besazos enormes

    ResponderEliminar
  14. ¿Escritura automática?

    Un lujo atropellado. Un placer leerte, querida. Eres tan tan tan argentinamente intensa.

    ResponderEliminar
  15. muy fuerte, sin embargo me gusto. puro sentimiento.
    saludoss

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado, hace tiempo no leía algo de tu estilo. Insisto, está bueno.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Hacía tiempo que no pasaba por aquí (gran error por mi parte) y me acabo de encontrar con esta maravilla, con este torrente brutal de intensidad y de vida, esa cristalización pura del dolor, tan llena de libertad como sólo tú. Es una maravilla este texto! Ojalá subas más cosas pronto, ahora tengo más ganas!

    En especial, esto me tocó la médula:

    "de qué manos me abrazaré cuando todas las manos son las tuyas tocándome arrancándome"

    Abrazos y admiraciones!

    ResponderEliminar
  18. EsElAzarUnaPrerrogativaDeLaNaturalezaO...?3 de noviembre de 2011, 16:41

    Da, escribite algo, che. La otra vez casi pido un libro de vos en Plaza Italia. Da, escribite algo.

    ResponderEliminar
  19. Me sumo al querido compañero EsElAzarUnaPrerrogativaDeLaNaturalezaO...?, tus lectores reclamamos tus letras!!

    Da.

    ResponderEliminar
  20. Que no se apaguen las palabras... O que sí, se apaguen por un tiempito, si la literatura es hermana del dolor...

    Un beso Flor!

    ResponderEliminar
  21. Me ha gustado mucho tu diatriba a borbotones, en serio, y especialmente tu estilo con escasos signos de puntuación, todo un hallazgo.
    Sigo leyéndote.
    Salud

    ResponderEliminar
  22. Un monólogo interior con todo el repudio y el dolor que se pudo haber sentido.
    Te felicito Florencia, la verdad es que la empatía la siento siempre al leerte.

    ResponderEliminar
  23. Todo todo todo.
    Y no tengo más palabras.

    Sos única y hermosa.

    Nicous

    ResponderEliminar
  24. Sólo pasaba a saludarte y desearte unas felices fiestas querida Amiga..
    Hoy deseo para ti que la dicha no suelte nunca tus manos..

    Te envío mi abrazo
    de corazón a corazón..
    Dani..

    ResponderEliminar
  25. ¡Qué fuerza y qué tópico! Esa sintaxis me dio vértigo horizontal, retuve el aire hasta la última palabra.
    Grandioso.

    ResponderEliminar