confesión de invierno en verano

Escribir es triste, Facundo. Los recuerdos se esconden en un cofre de cristal y tu rostro es entonces como la lluvia o el invierno. Es decir, mi mano busca (con tu no vos en los dedos) la infancia perdida en medio de palabras; y todo lo que encuentra es una forma parecida al deseo o el pretexto de una pena dulce.
No hallaré jamás modo alguno de explicar la ceremonia de mí en vos, ni la sensación desesperante de no serte. Todo tiende, y tenderá siempre, a engranarse en un museo absurdo de recuerdos y de puentes, y al fin de cuentas sólo seremos la tempestad y un balcón en el medio de la noche. Por ejemplo: decir te quiero por primera vez se tornará ciudad: el reconocimiento de lo que tuvimos (pretérito meramente circunstancial) y en cuanto de serme a vos fuimos.
No se puede escribir cuando los dedos tiemblan de haberte conocido; nunca podré recitar un beso. Nada se parecerá al vacío de tu cuerpo, ni habrá representación alguna para tu mirada. Temeré de la pluma porque no es tu mano; de la palabra no en tanto ausencia, sino en ajena. Y siempre serás la letra tácita, el poema inacabado, una prosa silenciófila en el fondo de la boca.

8 comentarios:

  1. La ceremonia de uno en el otro; el museo de puentes; transformarse en la tempestad y un balcón en medio de la noche; con la prosa silenciofila habitando la boca -habitada por la saliva-.

    Muy acá, muy acá del frutillar estàn esas letras. Dejo mi comentario tácito, que a veces queda cerca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No se puede escribir cuando los dedos tiemblan de haberte conocido; nunca podré recitar un beso. Nada se parecerá al vacío de tu cuerpo, ni habrá representación alguna para tu mirada.

    ResponderEliminar
  3. Y con este aplauso me retiro.
    SOS GRANDE.

    ResponderEliminar
  4. "... la sensación desesperante de no serte."

    Es de las peores.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. me encanta. Es profundo y rozas algo aunque la palabra siempre sea un sucedáneo. Besos

    ResponderEliminar
  6. sabes manejar muy bien la pluma

    besos

    ResponderEliminar
  7. Ay, el encanto de lo inefable y ay, qué angustiosa su inefabilidad.
    Me sucumbió hasta la psique, realmente muy bueno.

    ResponderEliminar