diario (5): julio de puntos suspensivos

Ayer me dormí a la medianoche. Estuve trabajando en un imposible: celebrar tu ausencia.
La habitación era un cementerio de cielos y en cada vértice, hallábase una fotografía de otra fotografía (como si mi recuerdo de vos estuviera nombrado en otro recuerdo). El deber consistía, dolidamente, en mirar y no mirarte a vos. Lo preciso era, por ejemplo, que el invierno reconociera las vacaciones en la nieve y no tu cintura en mi ventana. Alcancé a memorizar un libro olvidado en lugar de tus manos, y un paraguas perdido en mitad de la lluvia. Pero en cuanto contemplé al cielo alunado en la mesita de luz, tu retazo de caricia me lagrimeó los ojos.

8 comentarios:

  1. las manos son todo un libro. Un placer leerte, como siempre

    ResponderEliminar
  2. Engañar a la memoria poniéndole en la boca gato por liebre; la ternura del olvido tiene patas cortas,

    Que lindo venir acá, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. leíste tan bien a pizarnik que ya la plagiás. como piglia con macedonio.

    ResponderEliminar
  4. ¿Quiènes son los autores de los posteos?

    (Hay que citar, hay que citar, porque te agarra el cuco del anti copyrigth :P )

    Saludos
    POR CIERTO, me encantò este blog, ya atesorè varias oraciones.

    :)

    ResponderEliminar
  5. ¿Los autores? (...)
    Agradecería que fueran más precisos en la observación, ya que nunca fue mi intención citar ni mucho menos plagiar a una de las mejores escritoras del mundo. Si se refieren al título, creí que era una redundancia innecesaria aclarar que se trataba de un poema de Alejandra.
    Por cierto, Macedonio es implagiable.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Como duele dejar a alguien atrás.

    ResponderEliminar
  7. a mí particularmente tus letras no me condujeron más que a vos, y ellas pueden sí ser el vehículo de palabras de otros. O acaso no nos reescribimos de modo permanente...
    Como menciona Borges en uno de sus ensayos, los tópicos del escritor no son más de cuatro.

    Borges, Los cuatro ciclos
    Cuatro son las historias...
    Cuatro son las historias. Durante el tiempo que nos queda seguiremos narrándolas, transformadas.

    ResponderEliminar