no queda nada

Equilibrar el universo: condenar a todo lo que no sos.

Diseñé un mapa de todas las muertes posibles, de todas en las que no entrara tu nombre. No hallé en ese esquema inconsciente, ni una sola razón para tu ausencia. Deseé con el alma que hayas sido otro para que pudieras ser en vos. Nada. Tus alas como dos reliquias en el palacio del olvido.

3 comentarios:

  1. El recuerdo adora el hueco; y tan sólo lo llena de tulipanes para engullirse mejor esa deliciosa oquedad.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Uno no halla razones para la ausencia, pero está ella (y probablemente ocultas las razones)

    Abrazo.

    ResponderEliminar