(...)

cómo del gemido
hubo haciéndose
la noche
casi sola

y un llanto de silencio
habría quebrado
cuerpo por cuerpo
lo indecible

por qué morir
del indeleble
en el cuándo
de tu lengua