a modo de ruptura

No me importa, me quiebro en tu adentro como si no cupiera otra cosa: parir, rasgar, hundir la herida muy apenas. Quiero decir, no se puede escribir el deseo, las ansias de irse poco a poco en el otro sin alcanzar un cómo. Creo que dije dos o tres veces tu nombre mientras me metías el cuerpo. Casi lloraban mis piernas. Era como para quedarse en el fondo, luchar la pertenencia, el desarraigo, el ir de cuándo en cuándo a la carencia del lenguaje. Quise arquearme en dos para cubrir el gemido. Yo de repente salvaje, vos me morías el sexo y por favor no te fueras.

2 comentarios: