apenas

donde hay la carencia de abrazos
 entra la timidez

el cuerpo que no sabe cómo

movías las manos
 pidiendo por favor
  una violencia

la manera de esconder la herida

de callar lo que se supo
 tal vez demasiado
  (y para qué)

yo te empujé
 como haciendo en contra
la ternura

(decir y a mí qué me importa tu silencio)

y hubo después
 unas ansias terribles
  de llorar
    así
   con los brazos

                                                 (el cuerpo es apenas
                                                  ocupar el vacío
                                                  pero siempre hay adentro
                                                  otro espacio)

5 comentarios:

  1. Sí, fuerte e intenso, pero muy hermoso. Me gustan los textos algo... desordenados (en el buen sentido de la palabra).
    Me gusta tu blog también, un beso!

    ResponderEliminar
  2. y hubo después
    unas ansias terribles
    de llorar
    así
    con los brazos

    A mí esto ya me parece un poemita. Abrazable...

    ResponderEliminar
  3. Vacío sobre vacío, cenizas a las cenizas...

    ResponderEliminar