NAPEA (nymphe)

I
En el paisaje hay una ninfa. Se mete los dedos en la boca. Hace con las manos un duelo imprevisible. Elige su presa: la noche. Le pide sin descanso un golpe oscuro, un gesto roto. La noche nada. Ella da su cuerpo contra su propio sexo, se arrastra a sí misma y se descansa. Lucha hasta quedar vacía.

II
Después es el mismo paisaje pero esta vez no hay nadie. Apenas un vestido corto. La sugerente idea del silencio adentro del silencio. Nada habla, no se dice nada. Hay un vestido: esto es, alguien desnudo, alguien que se ha ido. En el error de irse, de dejarse a solas: la noche se enfunda, se encandila.

3 comentarios:

  1. No sé por qué te pierdo el rastro, si son mis manos y yo o simplemente blogger o mi bipolaridad. Pero no quiero incurrir en el error de irme. Siento que me pierdo algo.

    ResponderEliminar
  2. quiero decir agua, como llorando, hasta morirme, luego de leer un poco de lo que somos, saludos, ¡rubia!

    ResponderEliminar
  3. Me gustó la forma de construirlo, un mundo de cosas en dos pequeños capítulos.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar