GERUNDIO

Llevabas una maleta en las manos, haciendo contrapeso: estabas firme. Me obsequiaste, como un soldado en guerra, tu última mirada. No atinaste a decir / absolutamente nada. Las palabras hubieran sido como darle de comer a la herida. Entonces te ibas: era cierto. La escena cambió drásticamente: la vida me estaba pasando. Te ibas. Te estabas yendo. No quise detenerte. Tu irte me arrastraba hacia el poema: fui corriendo a la máquina, escribí "llevás una maleta" en pasado. No atinaste a decir nada. Estabas en silencio / te ibas en silencio. Vos todo abriendo la puerta con las manos. Haciendo contrapeso en mi escritura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario